*

Ganadoras del Premio a la Investigación Científica se lucen con estudios sobre el acceso de salud pública para migrantes y los efectos a la exposición a arsénico

Revisa aquí una fotogalería del evento

El viernes 24 de noviembre,  en dependencias de El Mercurio, se llevó a cabo la ceremonia de entrega del Premio Investigación Científica Universitaria, que este año estuvo centrado en estudios desarrollados en el campo de salud pública aplicada desde una perspectiva de población. La convocatoria tiene por objetivo reconocer a quienes promueven y desarrollan investigaciones en beneficio de la salud de la comunidad y el país.

Los ganadores de la quinta versión de esta iniciativa, organizada por Banco Santander y El Mercurio, fueron la doctora Catterina Ferreccio, de la Pontificia Universidad Católica, líder en la investigación ‘Efectos en salud de la exposición a arsénico en el norte de Chile’, y a la enfermera matrona Báltica Cabieses, de la Universidad del Desarrollo, por su investigación ‘Desarrollando inteligencia en salud pública primaria para migrantes internacionales en Chile: un estudio multi-métodos’, en las categorías Sénior e Investigador joven, respectivamente.

José Manuel Manzano, gerente Banca Empresas e Instituciones de Banco Santander, destacó el espíritu de este premio, “que se ha constituido en un referente y un estímulo para promover el desarrollo de la ciencia en campos donde nuestros investigadores pueden causar un real cambio en la salud. Queremos ser un aporte para la sociedad mediante acciones concretas”, afirmó.

Por su parte, Cristián Zegers, director de El Mercurio, enfatizó en la “importancia de este premio en que la medicina y la investigación realmente se aplican a un objetivo social, lo que nos tiene muy contentos”.

Investigaciones ganadoras

La investigación realizada por más de 20 años por la ganadora de la categoría Sénior, la doctora Catterina Ferreccio, demostró los efectos negativos que tuvo en la población del Norte Grande el haber estado por décadas expuesta a altas concentraciones de arsénico en el agua, entre los que se encuentran consecuencias a nivel respiratorio y cardiovascular.

El estudio permitió promover intervenciones de salud pública, tales como la modificación de la norma de calidad de arsénico en agua potable. Se han difundido estos resultados a la comunidad, con las recomendaciones de evitar futuras exposiciones, mantener una vida saludable y vigilar los problemas de salud asociados al arsénico.

La doctora Ferreccio asegura que el desafío para el país “es diseñar una estrategia de detección precoz de estas enfermedades entre las personas que estuvieron expuestas. Nuestros estudios proveen datos suficientes para identificar al grupo potencial beneficiario de dicha estrategia. A nivel internacional, nuestros resultados fueron parte de la evidencia considerada por IARC/OMS para  clasificar al arsénico en agua de bebida como un cancerígeno pulmonar”.

Por otra parte, para la ganadora de la categoría “Investigador Joven”, la enfermera matrona Báltica Cabieses, ser reconocida con  este premio es de “extraordinaria importancia, ya que agrega valor al trabajo que realizo en investigación en salud pública con migrantes desde 2008. Con el aporte del premio voy a profundizar en algunos aspectos de los resultados generales encontrados, en temáticas como trabajo o salud mental.”.

Cabieses destaca que este reconocimiento es una gran oportunidad para visibilizar al tema de salud, bienestar de personas y familias migrantes internacionales en Chile, “en un contexto nacional que exige actualizar nuestra legislación vigente y abrir el debate social sobre cómo los chilenos somos capaces de vivir en una sociedad moderna, respetuosa de los derechos humanos y de la diversidad sociocultural”.

Dentro de los hallazgos de la investigación liderada por Cabieses, emergieron como aspectos centrales: la salud mental de migrantes internacionales, la salud de niños, de trabajadores migrantes informales, de migrantes en situación de pobreza absoluta y multidimensional, y la salud de familias multinacionales.

Premio a la Investigación Científica Universitaria 2017

El premio consta de aporte de US$70 mil para la categoría “Sénior” y US$30 mil para la categoría “Investigador joven”, que permitirá financiar tanto la profundización de la investigación presentada, como nuevos proyectos relacionados. Además de una beca de pasantía internacional de US$ 5 mil en una universidad de la red de Santander Universidades a nivel mundial para el investigador jefe de ambas categorías.

El jurado de la quinta versión del Premio a la Investigación Científica Universitaria estuvo compuesto por los Premios Nacionales de Medicina 2010 y 2012, y de Ciencias Aplicadas de Tecnología 2012, los doctores Rodolfo Armas, Fernando Mönckeberg y Ricardo Uauy, respectivamente, y los decanos de las facultades de Medicina de la Universidad de Chile; la Pontificia Universidad Católica de Chile; Universidad Andrés Bello; Universidad de Santiago; Universidad de los Andes; Universidad de Valparaíso; Universidad Austral de Chile, y por José Pedro Fuenzalida, director general de Universia Chile y coordinador del jurado.

Compartir