*

Gisselle Quintana: “Realizar un intercambio académico ha sido la mejor experiencia de mi vida”

Gisselle Quintana se encuentra actualmente egresada de la carrera de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, luego de haber completado un semestre de estudios en la Universidad de Granada en España. Esta oportunidad, a la que pudo acceder gracias a las Becas Iberoamérica para Estudiantes de Pregrado de Santander Universidades, fue una experiencia extremadamente beneficiosa que, asegura, que le permitió abrir sus horizontes como futura profesional.

“Me enteré de la existencia de la Beca Santander a través de mi universidad. Quería aprender y conocer cómo funciona el sistema educativo en el extranjero, además de viajar ya que nunca antes había salido del país”, explica. La estudiante reconoce que uno de los criterios más importantes que usó al momento de escoger la institución de destino fue su propio interés en distintos cursos académicos, además de buscar un país que le permitiera desenvolverse en su idioma nativo.

Sobre la iniciativa del Programa de Apoyo a la Educación Superior, la joven asegura que el apoyo entregado por la convocatoria fue esencial durante su viaje.  “Esta es una excelente iniciativa para poder ayudar a jóvenes como yo, que venimos de una familia humilde que bajo ninguna circunstancia podría haber costeado los gastos que implica viajar y vivir en el extranjero durante un semestre”, comenta.

La futura docente reconoce que existen amplias diferencias entre el sistema educación español y el chileno, algunas de las cuales siente que podríamos adoptar en Chile. “Me interesó mucho una asignatura que tomé, relacionada con la importancia de los museos y su uso para un aprendizaje significativo en los estudiantes. Se debería cambiar la mirada que se tiene acá hacia los museos y aprovecharlos al máximo porque es un recurso muy rico de enseñanza-aprendizaje”, reflexiona Gisselle.

“Los aportes que obtuve a través de esta experiencia fueron muchos, entre ellos enfrentarme a una nueva cultura con costumbres totalmente distintas a las mías, poder ser autovalente y resolver por mis propios medios las dificultades que se me presentaran. Me permitió viajar a otros países y conocer la variedad de culturas, idiomas, etc. que hay en Europa. Sin la ayuda de la Beca Santander no hubiera podido hacer ni la mitad de las cosas que hice en el extranjero”, concluye.

Compartir