*

Karina Ibáñez: “Es una súper iniciativa del banco, pues entrega la oportunidad de ser parte de una experiencia vida impagable”

MOV2

Karina Ibáñez cursa actualmente su quinto de año de Enfermería en la Universidad Mayor, luego de haber completado un semestre de estudios en la Universidad de Lleida en España. Esta oportunidad, a la que pudo acceder gracias a las Becas de Movilidad Internacional de Santander Universidades, fue una increíble experiencia que, asegura, tuvo un gran impacto en ella a nivel personal y académico.

“Me enteré de la convocatoria a través de la universidad, pues están constantemente enviando correos para motivarnos a participar en estas becas y viajar a otros países a experimentar nuevos mundos”, explica. La estudiante admite que el idioma fue uno de los  criterios que consideró a la hora de escoger la institución de destino, ya que la facilidad del español le permitió estar mejor preparada para enfrentar el desafío de estudiar en el extranjero.

Sobre sus motivaciones para postular al intercambio, la joven asegura que lo principal fue la perspectiva de expandir sus conocimientos y puntos de vista. “Quería conocer otro sistema vida, encontrar nuevos horizontes que me abrieran al mundo y que me hicieran sentir que todo era más alcanzable y fácil, y, por supuesto, crecer como profesional”, comenta. Además, el hecho de estudiar en Europa, le permitió encontrarse en una posición privilegiada para viajar a otros países, idea que también le pareció muy atractiva desde un comienzo.

La futura profesional reconoce que existen amplias diferencias entre el sistema de salud español y el chileno, pero asegura haber obtenido competencias que le gustaría aplicar cuando comience a ejercer su carrera. “Conocer distintas rutinas y protocolos te hace  expandir tus  pensamientos y conocimientos a otro nivel. En España, a pesar de que los paradigmas básicos son los mismos, la calidad en el servicio y atención del profesional médico está a años luz de Chile. Aprendí nuevas fórmulas que espero pueda aplicar en el futuro para enriquecer la salud de mi país”, destaca la estudiante.

“Creo que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Me ha hecho crecer como persona y profesional, he podido desarrollarme en ambientes que no fueron los más fáciles ni los más familiares para mí. Pero creo que esforzándose todo es posible, es una experiencia absolutamente recomendable”,  concluye Karina.

Compartir