*

Mónica Ponce: “Sin este beneficio nunca habría podido estudiar fuera del país”

 

monica

Hija de jubilados, para Mónica Ponce ganar la Beca de Movilidad Internacional era la opción para concretar un intercambio en el extranjero. “Sin este beneficio nunca habría podido estudiar fuera del país. El banco te otorga autonomía para las decisiones cotidianas, como dónde voy a vivir y cuánto gastaré mensualmente. Me entregaron el dinero dos meses antes de viajar y con eso organicé toda mi estadía pudiendo jerarquizar necesidades”.

Estudiante de Arquitectura de la U. de Santiago de Chile, Mónica cursó un semestre en la FADU de la U. de Buenos Aires. La elección se basó principalmente en el interés por indagar realidades similares a la chilena y por el perfil social de esta casa de estudios. “Acá he cursado materias que jamás me imaginé, he podido apreciar cómo miran e intervienen la sociedad, de manera muy distinta a como se trabaja en Chile”.

Mónica resume su estadía como una experiencia totalmente recomendable, “te permite potenciar los conocimientos ya adquiridos en tus años de carrera, pero va más allá de eso, te regala nuevos conocimientos académicos, amigos de diferentes partes del mundo y, por sobre todo, autoconocimiento”.

Relata que estas experiencias obligan a enfrentarse a situaciones ajenas sin una red de apoyo establecida, “conoces tu frustración, tu responsabilidad, la soledad de estar lejos de casa y la alegría de formar nuevos círculos. Son momentos de introspección  que sólo se logran desprendiéndose de todo durante 6 meses”.

Además, destaca la contribución de estos intercambios a nivel país, “están aportando a la formación de una generación crítica y abierta de mente que vuelve a Chile con nuevas ideas para contribuir al desarrollo de nuestra sociedad”, puntualiza.

Compartir