*

Nicolás Correa: “Brain Chile no sólo te entrega un beneficio económico, sino que te aporta herramientas para surgir”

Inti-techNicolás Correa es director de Inti-Tech, una agrupación compuesta casi íntegramente por estudiantes e ingenieros de la Universidad Católica. El equipo, que ya ha sido premiado en varias otras instancias, se puso como objetivo innovar en el campo de la energía solar a través de soluciones que faciliten su desarrollo. Como resultado de esta inquietud nace el proyecto gracias al cual se adjudicaron el segundo lugar del Premio al Emprendimiento Brain Chile 2016.

Tras cuatro meses de intenso trabajo, lograron diseñar un robot con la capacidad de limpiar los desechos que se acumulan en paneles solares de grandes instalaciones, optimizando su rendimiento y permitiendo un ahorro sustancial en costos de mantención para las empresas. Junto a Camilo Flores, quien opera como director comercial de la innovadora propuesta, Nicolás decidió postular a la convocatoria de Santander Universidades motivado por la necesidad de encontrar financiamiento y adquirir competencias que le permitieran desenvolverse de mejor forma en el mundo de los negocios.

El co-fundador de este emprendimiento, quien es geólogo titulado de la Universidad de Chile, asegura que gracias al aporte de Brain Chile podrán hacer grandes mejoras en el producto tanto a nivel estético como funcional. Además, participar en el Bootcamp que ofrecía la iniciativa los ayudó a tener una mejor perspectiva de lo que significa emprender e innovar en Chile.

“La convocatoria nos llamó principalmente la atención debido al perfil tecnológico y a su enfoque en proyectos de investigación e innovación aplicada, lo que tenía un súper buen match con lo que nosotros estábamos proponiendo”, comenta Nicolás. Sobre la experiencia vivida en la jornada de trabajo junto a los demás postulantes, el geólogo reflexiona: “Antes de participar teníamos muchas dudas, había cosas que no sabíamos sobre emprendimiento. Gracias al bootcamp pudimos acceder a charlas, sesiones de mentoría, clases de modelos de negocios, de prototipado y muchas otras actividades que nos hicieron sentir absolutamente apoyados desde el primer día”.

Como líder del equipo, asegura que haber sido parte de esta iniciativa les permitió crecer como empresarios en todos los sentidos. Desde la postulación hasta la gran final, Nicolás considera que se trata de una experiencia extremadamente positiva y provechosa para cualquier innovador que esté buscando un medio para potenciar su proyecto.

“Es una experiencia muy recomendable para cualquier equipo de trabajo que quiera emprender en este país, porque no se trata sólo de la competencia, sino que Brain te permite aprender y prepararte de mejor forma para enfrentar la posibilidad real de vender tu producto”, concluye.

 

Compartir