*

Rodrigo Booth: “El apoyo que entrega el banco es fundamental ya que ayuda a fomentar las redes académicas de Iberoamérica”

12

Rodrigo Booth, docente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, realizó un intercambio de dos meses en la Universidad Autónoma de México, gracias a la Beca Iberoamérica para Jóvenes Profesores e Investigadores. “Me enteré a través de la página web de la universidad y me pareció interesante postular. Buscaba experimentar un período de investigación fuera de Chile y vincularme con colegas de otros países”.        

Un proyecto de investigación sobre la historia de la contaminación ambiental en Santiago y el impacto del transporte urbano fue el motor que llevó a Rodrigo hasta la Ciudad de México, “sabía de antemano que habían muchos puntos en común con la historia ambiental de este lugar que podían complementar y ampliar la visión de mi investigación”.        

Booth, quien es historiador y arquitecto, resume el intercambio como una experiencia enriquecedora en varios aspectos. “Fue útil en términos de situar mi estudio en un contexto más amplio que el chileno, tuve la oportunidad de examinar bibliografía y archivos a los que usualmente uno no accede, además de levantar información y registrar distintas fuentes. Por otro lado pude presentar mi investigación en varias conferencias y dialogar con investigadores de renombre internacional”.        

También relata que durante su estadía en México entabló relaciones académicas que han perdurado en el tiempo, “este viaje me permitió contactarme con docentes y mantener el vínculo a través de distintas actividades, relacionadas al tema en cuestión”.        

Rodrigo Booth destaca el compromiso del Banco con la educación superior y recomienda esta beca a otros docentes, “en resumen, fue una experiencia muy interesante y sin duda que la recomiendo a todos los docentes que deseen experimentar un breve intercambio académico. El apoyo que entrega el banco es fundamental ya que ayuda a fomentar las redes académicas de Iberoamérica, las que a veces, por la misma geografía de nuestro continente, son más difíciles de construir y mantener”.

Compartir