*

Rodrigo Ferreira: “Gracias a iniciativas como Brain Chile grandes ideas pueden convertirse en realidades”

nutrisato

Luego de haber asegurado su lugar entre los diez finalistas del Premio al Emprendimiento Brain Chile 2016, convocatoria impulsada por Santander Universidades en conjunto con la Universidad Católica de Chile, Rodrigo Ferreira asegura que Nutrisato estableció importantes redes de contacto. El equipo compuesto por estudiantes e ingenieros ideó un fertilizante capaz de estimular el crecimiento de plantas, proyecto los llevó finalmente a adjudicarse el primer lugar del concurso.

Con el objetivo de ofrecer una solución más natural a los tradicionales compuestos químicos que se utilizan en la agricultura, el grupo de innovadores desarrolló un producto capaz de entregar mayores beneficios a pequeños y grandes empresarios de la industria. La propuesta consiste en formulado líquido desarrollado a partir de desperdicios de alimentos, cuya base orgánica le entrega un enorme potencial fertilizante. Además, debido a su PH neutro no produce daños en los suelos ni en el medio ambiente, permitiendo reducir costos de producción y reportando mayores ganancias para los empresarios al final de la temporada.

“Cuando comenzamos a investigar para desarrollar el producto, conocimos historias de pequeños agricultores que debían incurrir en altos gastos para poder sacar adelante sus negocios, siendo el fertilizante el mayor de los costos. Así nace la idea de generar una alternativa que fuera de máxima calidad, pero que tuviera un precio acotado”, señala Rodrigo, quien es estudiante de Ingeniería Comercial de la U. de Santiago. Con esta motivación, el equipo integrado también por Carla Céspedes, estudiante de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Chile y Alejandro Muñoz, estudiante de doctorado en Biotecnología de la Universidad de Santiago emprendió el desafío de poner a prueba su propuesta.

Gracias al Bootcamp, seminario al que son invitados los seleccionados de la convocatoria, los creadores de Nutrisato obtuvieron herramientas claves para insertarse en el mercado. “Hemos podido ampliar nuestras redes de contacto, además de aprender estrategias y modelos de negocios que hoy nos han permitido asegurar órdenes de compra en cinco países del mundo” reflexiona el líder del proyecto.

“Este premio nos va a permitir mejorar la producción en cadena de nuestro compuesto, además de obtener la certificación orgánica y la patente internacional”, comenta sobre los beneficios de su participación en Brain Chile.

Compartir